Profesión Perpetua de Joven Salesiana
Janett Marcial Avendaño.

Tehuantepec, Oaxaca - El día 11 de agosto de 2018, en el que en la Iglesia recordamos la memoria de Santa Clara de Asís, Virgen, modelo de pureza y de entrega total al Señor, yo Sor Janett Marcial Avendaño también me entregaba al Señor en un Sí para siempre, con el alma llena de gozo porque el Señor ha estado grande conmigo. 

Doy gracias a Dios de todo corazón por el don de su llamada, por su amor misericordioso que en todo mi proceso formativo me ha manifestado, pues me ha amado incondicionalmente a pesar de mis caídas y mis errores. 

Al realizar mi consagración perpetua, soy consciente que el amor y la gracia de Dios me perdona, restaura y redime. Y con el deseo de mi corazón de vivir el espíritu de las Bienaventuranzas en comunión con mis hermanas, anunciando a Cristo a las jóvenes y a los jóvenes, según el espíritu de San Juan Bosco y de Santa María Mazzarello quiero vivir fielmente para su gloria, siguiendo el camino para alcanzar la santidad.


“Con María encendemos el fuego del AMOR” es mi lema de profesión que día a día me recuerda que no camino sola sino que voy acompañada de la mano de María en este caminar hacia Jesús. Realizar los votos perpetuos en el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora es el inicio de una gran aventura al lado de Jesús y de María.
Agradezco de todo corazón al Señor por el don de la fraternidad, a Sor Lupita Torres Provincial, a las hermanas del Consejo Provincial, así como también a todas mis hermanas Hijas de María Auxiliadora, que me permitieron realizar mis votos perpetuos en mi lugar de origen, Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca, por lo que toda mi familia pudo acompañarme en este día tan especial para mí.
Gracias por el apoyo en los preparativos previos a mi Profesión y gracias a cada una de mis hermanas que se aventuraron a realizar un largo viaje con todas las peripecias que ello con lleva, con el fin de acompañarme en esta celebración tan especial. Sigo agradeciendo a Dios por cada una de las comunidades con las que he podido crecer humana y espiritualmente, con las que he compartido vida y misión, y por todas las que me acompañaron a celebrar felizmente este día a través de su oración y de su presencia. A mis amigas y amigos, vecinos y conocidos, y a todos los que con su testimonio y cercanía me hacen comprender el verdadero sentido del espíritu de familia.
Realizar mis votos perpetuos ha sido una experiencia inolvidable desde el momento en que fui aceptada para hacerlos, el camino no ha sido fácil pero el señor me ha consentido en cada detalle que ha tenido a bien concederme, y he de confesar que han sido muchos y muy gratos, hacer los votos perpetuos en el lugar que me vio nacer y crecer me llenó de alegría, y el poder compartir la belleza de mi vocación religiosa y mi cultura zapoteca con mi familia, hermanas salesianas, hermanos salesianos, amigos sacerdotes, amigos de la infancia, adolescencia, juventud y comunidad eclesial ha sido realmente un gran regalo de Dios en mi vida y para mi pueblo de Tehuantepec en el que esperemos que pronto de frutos con abundantes vocaciones.
Gracias a todos por sus oraciones, Dios los bendiga y sigan rezando por mí.

Albúm Fotográfico AQUí

 

 

 

 

 

NOTICIAS DE FAMILIA

 

VER TODAS LAS PUBLICACIONES